Dietas hipocalóricas: Riesgos y recomendaciones

Enlaces patrocinados

Cada latido del corazón, cada toma de respiración depende del buen funcionamiento de su metabolismo, el mecanismo es el que alimenta todos estos procesos corporales.

Las dietas hipocalóricas (bajas en calorías) pueden alterar su tasa metabólica, lo que pueden tener consecuencias potencialmente mortales.

Requerimiento calórico mínimo

se recomienda una ingesta mínima diaria de 1.000 a 1.200 calorías para mantener la salud y de la aptitud de una dieta. Consumir menos calorías puede además de hacer perder  peso, en una ralentización de la tasa metabólica.

Glucosa


Enlaces patrocinados


Las dietas hipocalóricas privan a su cuerpo de suficientes cantidades de glucosa. La glucosa es la fuente principal de combustible del cuerpo, para el tejido muscular, el cerebro y las células rojas de la sangre.

Modo de hambre

Un cuerpo que no recibe suficiente glucosa entra en el “modo de hambre”. Sin suficiente glucosa de los alimentos, la proteína en el tejido muscular se descompone en aminoácidos y, a continuación convertida por el hígado en glucosa.

Pérdida de la masa muscular

La masa muscular se pierde cuando el cuerpo entra en modo de hambre y comienza a alimentarse de sí mismo al consumir su propio tejido magro. En casos extremos de la ingesta calórica insuficiente, el cuerpo también se alimenta de las células de los pulmones y el corazón.

Otros riesgos de salud


Enlaces patrocinados


Electrolitos como el potasio, el calcio, el sodio y el magnesio se agotan con dietas hipocalóricas. Esto crea un desequilibrio en los líquidos corporales que ayudan a regular el ritmo cardíaco, contracciones musculares y la función cerebral.

Recomendaciones

Consuma una cantidad suficiente de calorías para asegurar la salud del cuerpo, y hacer ejercicio para bajar de peso rápido mediante la sustitución de la grasa con el tejido muscular magro. Haga una dieta balanceada y saludable, cambie por habitos alimentarios correctos, y no ponga en riesgo su salud. Lo mejor es consultar a un dietista si usted no se encuentra conforme con su cuerpo, pero no recurra a dietas hipocalóricas.